Personajes de mi camino


A fuerza de estar viajando todos los dias por las mismas calles, hay personas que empiezan a formar parte de nuestra rutina diaria camino al trabajo.

Es como raro, por que a pesar que ni siquiera cruzo un saludo con esas personas, en cierta forma me he empezado a encariñar y hasta me he encontrado extrañandolos cuando no los veo en mi camino una mañana. Me he preguntado quienes serán, como se llamarán, de donde vienen y hacia a donde van cada mañana.

Pero hay personas que siempre sobresalen mas que otras y captan toda mi atención, por lo particulares que son: 
  • Como aquel señor, a quien ya sus años le pesan sobre la espalda y camina encorvado, pero no ha dejado de ser coqueto consigo mismo. Camisas elegantes y algunas hasta de corte juvenil, full colonia, gorra de marca sobre su cabellera blanca, y siempre va con su salveque con una carita pequeñita de Garfield como logo. Para donde irá todas las mañanas? Me lo imagino caminando con porte coqueto cerrandole un ojillo a alguna viuda en algún centro diurno para personas de la tercera edad. 
  • Tambien aquel hombre de mediana edad, siempre va con su eterna vestimenta como la de un soldado. Lleva una camiseta la cual tiene cortadas las mangas y deja al descubierto su fornida musculatura. Siempre saca al parquecito a pasear a su perro: un pitbull. Son de esas relaciones en que amo y perro se parecen. Los dos hacen alarde de su apariencia. Es mas, se parece tanto a esta foto, lo único que hay que quitarle es esas cosas en los hombros, el casco y la espada; y ponganle a la par a un pitbull. Ese mismo es!!!


  • Y la señora que se me parece tanto al conejo de Alicia en el País de las Maravillas. Siempre está corriendo, pero no corre por hacer deporte, corre por que se le hace tarde... para que? No se, pero siempre está vestida con una licra corta, su camiseta, lleva en uno de sus brazos varios brazaletes que le suenan en cada paso de su carrera. Y lo más particular es que corre ....en sandalias!! Siii, asi como lo lee, No usa tenis, solo sandalias. Entra al supermercado y, no se como le hace, pero no pasa ni un minuto y ya ha salido, bolsas en mano, nuevamente en carrera y se devuelve por el camino por donde vino, siempre en carreta. Su expresion siempre es la de una persona que quiere ganarle el tiempo al reloj, y se angustia por ello. He estado a un paso de deterla y preguntarle el por qué de su estresante  carrera
  • Y la otra señora, quien lleva a su pequeño hijo de unos 5 años, y de camino lo va ragañando por que salieron tarde. Ella va caminando rápido, en su eterno bla bla bla, mientras el niño va lo mas rápido que sus torpes piecitos le permiten, mientras carga su pesado salveque, va quedando cada vez mas atrás de su madre. Ella de rato en rato, detiene la retahila regañanante y mira hacia atrás y le grita que se apure, y sigue sin detenerse a esperar a su hijo. Que ganas me dan de decirle muchas cosas a esa señora. Ella va sin ninguna carga y el pobre chiquito casi pegando al suelo por lo pesado de su salveque. Que injusticia!!

La señora que siempre, camino a su trabajo, pasa al mismo teléfono público se queda esperando la llamada, quizás su hijo en el extranjero, quizás un romance oculto.
La pareja de pensionados que siempre salen a caminar, con su ropa deportiva y sus cabellos canosos, pero tomados de la mano.
La señora a la que parece ser que todo su barrio la quiere mucho y todos le dicen "Negra". No hay persona que no la salude efusivamente.


Hay tantas personas. Todas ellas forman parte de mi camino diario. Y escribiendo este post, me puse a pensar, cuantas me verán en su camino y se preguntarán quien soy yo.
Y vos, has observado a cuantas personas te encuentras todos los dias en tu camino diario??

19 dejaron su huella:

Ronald Durán dijo...

Buen Post, yo también veo cada día a ciertos personajes en mi camino al trabajo, unos me parecen más interesantes que otros y si también a veces trato de imaginar que hay en sus mentes, que hacen, porque a veces se ven tan tristes... y quizá ellos se pregunten lo mismo de mi, tienes toda la razón, me gusto este post. :)

andrés dijo...

A mi pasaba con el bus, con el tiempo empece a identificar quienes estaban en cada parada, sabia a quien esperar, donde le gustaba sentarse, el que se engolosinaba con el gel del pelo, la que siempre andaba tallada, el mechudo que nunca se apeaba el sueter...

es vacilon, como dices, empiezan a formar parte de nuestras vidas sin necesidad de intercambiar un solo saludo.

Me hace falta esa rutina del bus!

KagosaVampire dijo...

Yo siempre me topo gente diferente vieras que tuanis! Es que casi nunca agarro bus exactamente a la misma hora...
El único que recuerdo es un muchacho, vestido formalmente, que siempre veo y que al principio me sonreía, ahora hasta hablando vamos :)

Por viajar en bus he conocido gente y todo jaja...

Saludos!

Edwin dijo...

Hoy de casualidad venía pensando algo parecido, solo que en mi caso lo noté con los "cheques" de los diferentes buses de Tres Ríos.

Ahora hasta noto cuando rotan de paradas los cheques. A parte que hay uno de ellos que es un conocido del barrio...por cierto, hace tiempo que no lo veo: lo habrán pasado a otra parada?

Que buena observadora saliste!

Mae Moto dijo...

Interesante, yo siempre entro a la hora que quiero, cambio de oficina, cambio mis horarios, asi que no tengo esas mismas casualidades, siempre me topo gente distinta.

Aun asi, de vez en cuando hay gente que ya uno ha visto, en el camino dificil porque siempre voy rapido y si me descuido a ver niñas guapas puedo matarme...

El autor dijo...

Es imposible ignorar a todas las personas y las particularidades de las mismas. Cada día es un cuento urbano, cada vida encierra una historia digna de ser contada.

Siempre saludar al vecino o toparse con el mismo taxista que te lleva hasta la parada. La costubre crea un sentido de seguridad, el cual da una sensación de felicidad, nostalgia o de empatia.

Saludos y abrazos,
ElAutor

Harol dijo...

Que bonito post, muy poético.

Que interesante pensar en todas las historias detrás de cada persona que nos topamos en la calle, tantas cosas que no sabemos y hasta que podríamos conocer si recordáramos que esa señora era tía de nuestro papá o que esa muchacha es prima segunda, o la novia de mi primo, el alma gemela, o en un escenario trágico la última persona en verlo vivir a uno...

Tantas posibilidades, tantas historias, que bonita es la vida :)

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

RON: Es que a veces dan tantas ganas de detenerse y preguntarles por que razon van tan tristes, o por que van tan alegres. Muchas gracias ;)

ANDREW: Cuando yo viajaba en bus tambien podía identificarlos. La doña que se maquillaba (entiendase overhaul extremo), el mae que se dormía siempre, la chica que desayunada en el bus, etc, etc. Creo que tambien me hace falta esa rutina en bus. Un beso

KAGOSA: Yo antes viajaba a Zapote en un bus directo, y era tan vacilón por que siempre viajábamos los mismos, entonces cuando uno se subía al bus, hasta saludaba de buenos dias a todos. Extraño esos dias!

EDWIN: ves, yo nunca mi fijé en los cheques. Soy observadora a veces, y en otras despistada jajajaja.

MOTO: diay sip, con horarios irregulares, es algo difícil toparse siempre con la misma gente.

AUTOR: cada persona es una historia y cada una de ellas tiene algo que contar.
Besos

HAROL: Muchas gracias de verdad. Pues si, nos hemos sumido en nuestros propios mundos y dejamos que la apatía nos impida conocer tantas historias.

Terox dijo...

Cuánta gente y cuántas historias... alegrías, penas, esperanzas, desilusiones que nunca conoceremos... igual pensarán de uno...

Alvaro dijo...

En nuestro diario vivir siempre nos encontramos con personas, cada una con sus alegrías y sus tristezas, cada una con sus historias y claro totalmente desconocidas para uno.

En donde yo vivía había un borrachín que en algunas ocasiones me saludaba y en otras no; siempre andando con un paraguas grande hecho leña, e incluso un día me quiso vender un tiliche, seguro para pagarse el vicio del alcohol.

Y sí, es curioso ver que siempre hay personas que nos llaman la atención y no puede uno evitar pregutarse sobre ellos.

Bonito post Heidy. Saludos,

P. Vargas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
P. Vargas dijo...

Blogger P. Vargas dijo...
Que buen post mi querida amiga. Yo tengo mis personajes mañana a mañana, sin embargo todos son diferentes ya que casi siempre viajo en Taxi de la casa al trabajo o viceversa, sin embargo tengo que confesar que me gusta demasiado escuchar sus historias...

Cerca del trabajo hay dos grandes personajes, aún no se sus nombres -deberia saberlos ya, ahora que lo pienso- solo sus motes "Mi tata" y "Mi compa" dos cuida carros que estan siempre en el Banco Nacional con los que he compartido más de una empanada de pollo de la panaderia que esta al frente....

Uno aficionado al Herediano, y otro vecino de los cuadros, pensandolo bien, yo tambien les debo un post, hemos compartido ratos super agradables, sabes, me gustaria robarte la idea y hacerlo con las figuras tipicas de atenas... se puede? jeje

Cuidate amiga, un enorme abrazo!

Desde el Muro de los Lamentos dijo...

En mi barrio pasa algo curioso los que viajamos a las 5 am siempre viajamos con el mismo chofer ,el mismo bus y casi la misma gente siempre .De hecho ya casi se de memoria donde vive cada uno y en mas de una ocasion el chofer tiene la costumbre de pitarle en la pura casa cuando alguien se ha atrasado.Resulta pintoresco no?.
Aunque uno no lo quiera ya los ve como parte de su cotidianidad ,de su diario vivir.
Saludos de Housecr

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Como bien dices hay personas que no pasan desapercibidas en nuestro caminar diaria y hay otras que ni nos damos cuenta que ahí están y nos ven todos los días.

Que marcara la diferencia entre unas y otras, será nuestra decisión de fijarnos en unas e ignorar a otras, no lo se pero en verdad es curioso ver una y otra vez a personajes que en un minuto se cruzan a menudo en nuestras vidas y ni siquiera sabemos su nombre.

Por eso digo que quien diga que en CR todo mundo se conoce, es la más grande mentira que nos podemos tragar.
Saludos

P. Vargas dijo...

pd. Hay un reconocimiento esperandote en mi blog, Premio Blog de Película, para que cuando puedas, te des la vuelta ;-)

http://rincondeunescritor.ticoblogger.com/2010/01/concurso-cinco-peliculas-que-marcaron.html

Saludos mi querida work-vecina, un abrazo!

Anónimo dijo...

Interesante post... creo que se le llama ecosistema....jeje... a mi me gusta encontrarme a una chica q viaja siempre en el bus y se baja en un mall muy conocido...es hermosa...
quiza lo mas impresionante de cuando observas esto es cuando ellos te ven y ya te regresan una sonrisa... es como tu dices, ya casi se hace una necesidad.. da sensacion de seguridad y te alegra el dia...

Antonella Sarha dijo...

hola! me gusto tu blog, buenisimo,

pasate por el mio slaudos

ELES dijo...

Sí. Tantas personas que caminan con problemas encima, con una felicidad inexplicable tantas mentes pensando quien sabe en qué.
Como siempre haciendo alarde de la facilidad que tienes para hacer de algo tan corriente o rutinario un tema que merece toda la atención y un buen rato de reflexión.
Bendiciones

ricbonco dijo...

Entiendo perfectamente lo que decís. Son esas personas que uno ve y aunque no les dé importancia, están ahí. Y cuando no están notamos su ausencia.

Muy bueno el post.

Saludos :D