Soy la pobre secretaria, la que escribe, tacha y raya?


-Aló, Carnicería La Fortuna, buenos días
-Buenos días señorita, el jefe del departamento de mantenimiento?
-Caballero, esto es una carnicería, no hay tal departamento.
-Bueno, con el gerente.
-Para que asunto será?
-Para ofrecerles sacos de cemento.
-Muchas gracias, pero acá no las necesitamos. Somos una carnicería.
-Usted es la Administradora o Gerente?
-No señor, soy la secretaria
-Una simple secretaria es la que determina que es lo que necesita la empresa? Que desubicada... [inserte sonido de teléfono colgado]
Basada en un hecho real.
Nombres fueron cambiados

 
Llevo muchos años siendo secretaria, y a lo largo de ellos, he topado con tanta gente que menosprecia este oficio e intenta pisotearnos como si fuéramos un trapo inservible. No puedo decir que mi gremio sea perfecto. Claro está que hay secretarias de secretarias. Las hay excelentes y las hay mediocres. Y bueno, debo reconocer que admiro mucho a los que con orgullo trabajan como secretariOS. Ser un hombre secretario ha de ser algo difícil porque aún vivimos en una sociedad machista y deben ser objeto de burla entre su género.

Pero bueno, no tengo ningún conocido que sea secretario, entonces pues no puedo incluir en este post, las pericias que viven mis colegas masculinos.

Las secretarias somos señaladas de tantas maneras, que hasta dicen que, en un día como hoy, los moteles están abarrotados de secretarias a las que sus jefes las invitaron para celebrar juntos el Día de la Secretaria. Un mito urbano, porque en todos mis años nunca he sabido de alguna fuga sospechosa donde jefe y secretaria no se les ubique por ningún lado un 26 de abril.

Y es que las secretarias llevamos esa estigma, la de que todo el mundo piensa que nos ganamos el salario a punta de sentarnos en las rodillas de nuestros jefes y que siempre nuestras horas extras son una excusa para darles favores de índole sexual a superiores.

Nunca faltan los clientes o proveedores viejos verdes que creen que nuestra sonrisa significa un "me urge un hombre" o un "estoy disponible" y traspasan esa línea del respeto haciendo propuestas nada decorosas. Si te saludan estrechando la mano, pareciera que te quieren dejar manca, y si te saludan de beso en la mejilla, parecen lobos feroces queriéndote devorar.

Las secretarias, al ser la cara de la empresa, debemos tener siempre una sonrisa aunque el mundo se nos caiga encima o estemos deseando despellejar al primer idiota que se nos atraviese. Somos las primeras que recibimos las balas de un cliente molesto. Debemos aguantarnos a los malcriados y a los prepotentes que te gritan por teléfono, responderles en forma cordial, aunque uno quiera meterse dentro del teléfono y ahorcarlos con el cable!!!! Grrrr

Somos el filtro: pasamos por el colador las llamadas. Somos la que sabe donde está todo, las que manejamos al dedillo toda la información importante. La que debe saber donde está fulano o a qué horas viene zutana. No nos perdemos en ese extraño mueble llamado archivo. Somos el directorio telefónico. La que debe correr mientras otros están panza pa´arriba viendo tele. La que debe guardar lealtad. La que debe guardar esos secretos administrativos, la que sabe los chismes de pasillo, la que debe guardarle la espalda a sus jefes, etc, etc.

Somos SOY-LA: Soy-la de todo. Y si no me creen, observen bien la próxima vez que la secretaria de su departamento no llega: Todo es un caos!!


9 dejaron su huella:

delfin en libertad dijo...

Hay mucha razón en tu entrada. Algunas personas son drásticas e injustas a la hora de valorar un trabajo que ya de por sí es digno y que está cargado de múltiles responsabilidades y tienes que sentirte orgullosa de eso y seguir sin que esto te afecte. Siempre es un placer pasar por aquí, aunque cada vez me ausente más, es difícil alejarse del todo, hasta que llegue el día definitivo. Un fuerte abrazo Heidy.

Terox dijo...

Pues sí, la mano derecha de cualquier jefe... pero claro hay unas y otras... eso es como un matrimonio, si se complementa con el chief, puede resultar productivo, pero si tienen los mismos defectos, entonces aunque se caigan muy bien, el resultado no es bueno...

KagosaVampire dijo...

Totalmente de acuerdo! conozco 3 secretarias (una de ellas mi hermana) y de ninguna se puede hablar de "romances" con el jefe...

Esto viene de novelas y películas y la gente cree que así son todas.

Kri§ dijo...

Pues que vivan todas las secretarias si son así como vos! El mundo siempre estará lleno de estereotipos, la gente le gusta vivir en la ignorancia.

Saluditos!

Irantzu dijo...

A mí de chiquitita me enseñaron que la culpa de la mayoría de las cosas en una tienda o empresa no es ni de la secretaria, ni del cajero ni el vendedor, así que no soy de las que trata mal a las secres (aunque dan ganas si son pesadas o se creen dueñas de la empresa, jaja, ya sabes, hay gente en todos los rubros que si tiene un 1% de poder sobre ti, se cree dios, pero no es algo exclusivo de las secretarias, es una característica d ealgunas personas no más). Feliz día, aunque sea atrasado, tu labor claro que es importante, son las que suelen organizarlo todo en una oficina, consulta de médico o lo que sea... realmente la mano derecha de los jefes. El dibujo que pusiste abajo del post, genial! Y realmente me pregunto: ¿de dónde viene el nombre "secretaria"?

Lucía Poética Vindas dijo...

Concuerdo contigo colega! Un gran abrazo!

Lucía Poética Vindas dijo...

Secretaria viene de Secreto http://etimologias.dechile.net/?secretaria

andrés dijo...

Como la mayoría de temas en nuestro país vivimos de estereotipos añejos desfasados. Encasillamos a la gente por lo que se dedica en vez de lo que son.

Debe haber mas de una que se sienta en medio de las piernas del jefe pero dudo que sea por ser secretarias... esa falta de profesionalismo y gusto por lo facil esta en todas las carreras.

Pero como te digo, nos gusta simplificar la vida al máximo y estereotipar...

Un abrazo Hei y felicidades atrasadas!

Monica Rodriguez dijo...

La secretaria cumple una función de mucha importancia hoy en día en las diferentes empresas. Lejos quedaron las meras tareas serviales que caracterizaban a las profesionales de la administración, actualmente se requiere de una amplia capacitación para ejercer eficientemente esta vital labor.