De cuando caí en las manos de la diplomacia

Ayer, comentaba con un amigo la importancia de ser diplomático en todos los ámbitos de la vida.

Resulta ser que una vez acompañaba a un ex novio a hacer un trámite del él. Ibamos en su moto, llegamos al parqueo de una institución de gobierno. El se bajó de la moto, y yo, como tenía mucho calor, decidí quedarme recibiendo la brisa de la tarde, así que me quedé de pie junto a la moto.

En eso, uno de los oficiales de seguridad se me acerca sonriente, y se detiene y me dice: "ah, es que ustedes andan maletas..." (Se refería a un salveque que llevábamos para guardar las capas por si acaso llovía) "es que como la vi de pie, pensé que podría cansarse y la iba a invitar que tomara asiento por aca"

Yo acepté su ofrecimiento, por que en realidad los zapatos que andaba me estaban matando. Y él, con su simpática sonrisa amable, se ofreció para llevarme los salveques.
Mientras que me guiaba a los asientos, mi ego femenino afloró y pensaba: "debe ser mi perfume... debe ser mi peinado... debe ser eso que dicen que hay cosas que jalan mas que cuatro carretas... debe ser mi lápiz labial color Paradisus on Fire "... si, eso debe ser lo que lo cautivó y por eso su comportamiento tan atento y caballeroso para conmigo.
El vigilante abrió una puerta y con un gesto gentil de su mano, me indicó que pasara. Luego abrió otra puerta y volvío a indicarme lo mismo con su característica sonrisa amable.

Al atravesar la última puerta comprendí lo que pasaba: Diplomáticamente me sacó de las instalaciones!!! Nadie que no estuviera debidamente autorizado e identificado como visitante, podía estar dentro del sitio, Aunque fuera en el parqueo. Me tocó sentarme en unas banquitas de espera afuera.

La verdad es que no me molestó el que este señor me sacara del sitio, por una sencilla razón: Hizo un excelente uso de algo que mucha gente no sabe que existe: La diplomacia!!!

Cualquier otra persona me hubiera sacado de una manera tosca, grosera, pedante o prepotente, pero este señor nunca dejó de sonreir y el tono de su voz fue muy cordial.

El conducirse por la vida con diplomacia es todo un arte. Puedes mandar a cualquier persona a comer... tierra, de un modo tan elegante y disimulado, que no caes mal, ni te arrugan la cara!

Como nos hace falta aprender mas de este arte!!!!


La diplomacia es el arte de conseguir que los demás hagan
con gusto lo que uno desea que hagan.
Carnegie

5 dejaron su huella:

delfin en libertad dijo...

Totalemente de acuerdo, muy reflexivo tu texto y bien planteada la intención. Creo que en todos los aspectos se debe utilizar la diplomacia, se consigue más, lo malo, es que a veces se nos sale da las manos hay que intentarlo al menos. Un abrazo y gracias por tu compañía, que es muy valiosa para mi. :)

H3dicho dijo...

Si, como hace falta eso en los gorilas que muchas veces estan de guardas..

andrés dijo...

No hay que perder la compostura en ningun momento por que nada cuesta ser amable, que bien x el señor que supo, de una manera muy educada y atenta, hacer su trabajo, bien por él.

Y mejor toda la pelicula mental que te hiciste, era el efecto Axe femenino jejeje

Un beso

Terox dijo...

Pues no sé... me pregunto si hubiera sido un "mae" ¿habría hecho lo mismo?

Creo que la teoría de las que jalan más que un tractor puede ser una buena explicación...

Julián A. dijo...

Excelente anégdota!

Saludos