Tragedias relativas

 
Hay cosas en la vida que son relativas. Todo depende de cada persona y de cada circunstancia.

Por ejemplo, el dia de la boda, la novia descubre que su vestido tiene una gran mancha azul en el frente, su maquillista no aparece por ningun lado y le acaban de avisar que su sobrinito metió las manitas en el pastel de boda.... diganme si eso no es una tragedia para ella?

Tragedia puede ser que el dia que tengas que presentar el proyecto en tu trabajo por el que te has esforzado tanto... a la compu se le ocurre morirse!!

En lo personal, he tenido muchas tragedias. Algunas realmente jocosas, y otras nada bonitas. Pero la mayor tragedia que he experimentado fue cuando mi papá se fue de casa, dejándonos a mi, a mi madre y a mis 3 hermanos (quienes eran menores de edad en ese momento) abandonados. Yo contaba con al menos unos 20 años y sin experiencia laboral.

En aquel entonces, él era el único soporte económico de mi familia y como es de suponer, el alimento empezó a escasear después de su partida. No era solamente el dolor de su abandono, si no tambien el dolor de saber que ya quedaba poca comida y aunque tuviéramos hambre, había que racionarla.

Yo trataba de hacerme la fuerte, y cuando ya yo sentía que no podía mas con el dolor, me iba al baño a llorar para que mi mamá no me viera y no se pusiera ella tambien a llorar. Ella empezó a caer en depresión y yo le decía que tenía que ser fuerte, por que si ella se desmoronaba, nosotros también lo haríamos.


Como naufragos a punto de morir, pusimos toda nuestra fe en Dios y El nos escuchó. Simplemente movió piezas, movió manos generosas, las cuales nos ayudaron para seguir adelante. Hoy en día, con toda la certeza de mi corazon puedo decir que tengo un Dios en los cielos, quien cuida de mi y que nunca me ha dejado abandonada, y sé que sea cual sea mi tragedia, El estará conmigo.


Y bueno, no puedo dejar de lado la tragedia que el mundo entero siguió momento a momento: la de los mineros de Chile. Pongo en perspectiva mi tragedia con la de ellos, y simplemente mi tragedia no es tan grande como parecía.

El saber que los daban por muertos, que era imposible encontrarlos, que era imposible rescatarlos convertía su situación en una catástrofe. Pero ellos no se dieron por vencidos. Me enseñaron tanto. Su temple de acero. Sus ganas de vivir. Su valentía. Su fe... fueron tantas lecciones que aun sigo digiriéndolas.


Chile ha vivido muchas tragedias, pero ellos han sabido reponerse. Han sabido sacar fuerzas de donde no las tienen. Ellos saben que, aunque caigan al suelo, van a levantarse y con más valentía!


Cuantas veces me he ahogado en un vaso de agua creyendo que es el fin del mundo.... !!! Cuando me dé por ahogarme en una gota de agua, recuérdenme volver a leer este post, por favor!!! 


11 dejaron su huella:

Julián A. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.....

Kri§ dijo...

AMEN!!!! ASI SEA!!! Sin Dios todo por mas pequeño que sea sera una tragedia...

Saluditos!

P. Vargas dijo...

Me gusto este post amiga, más que muchos que te he leído porque en sus letras hay un aire de amor, perdón y fe ante las heridas que solo curan el paso del tiempo, y eso me dice cosas muy buenas de ti.

Como bien dices, hay pequeñas y grandes tragedias, todo es relativo según lo veamos. Yo recuerdo una que marcó mi vida y fue cuando mi papá tuvo que ser operado de la vista y se quedo sin ver por más de un mes. En esos días mi hermano había tenido un accidente y estaba incapacitado, y tuve que dejar mi trabajo e ir a cuidar de mis padres y hermano. Fue una experiencia muy difícil, desempleado con no más de 1000 colones por día pal gasto diario, vimos como la mano de Dios se movió y nunca nos abandono. Eso fue una gran prueba, sin embargo sirvió para fortalecer mi confianza en Él.

La historia de los mineros, sin duda es una experiencia que ha marcado mi vida. Nunca podré olvidarlo, y tengo que ser sincero, llevo días intentando escribir al respecto, pero son tantas emociones y lecciones que he aprendido en el seguimiento de esta tragedia que se convirtió en un milagro que aún me cuesta acomodar las ideas en mi cabeza.

Y cuenta con nuestra promesa, cada vez que te este ahogando en un vaso de agua, te daremos tiquete en vuelo directo hasta este hermoso post.

Cuídate mucho, un enorme abrazo!!

pd. Me gusta más comentar acá que en Facebook, larga vida al blog :D

¨*¨Claudia¨*¨ dijo...

Amén!

Un abrazo desde Chile.

Costa Rica sumergida dijo...

Si bien es cierto hay tragedias relativas pues las secuelas pueden ser igual de fuertes. Felicito a todos aquellos que lograron encontrar fuerza y valor sin importar lo grande o pequeño de su tragedia.

Así como los mineros son un ejemplo, vos también los sos amiga.

Saludos

delfin en libertad dijo...

Y creo que de todas esas experiencias, momentos vividos que han marcado para siempre nuestras vidas, esas que dolieron y nos acercaron de alguna manera a nosotros mismos, a la fe, a nuestros seres queridos, son las que engrandecen, fortalecen, y nos hacen valorar la vida y cada cosa por la que se lucha. Dios como fuerza y amor universal siempre nos acompañará a pesar de todo, bueno asi lo veo yo :) Me gustó mucho. Un abrazo muy grande!!!

andrés dijo...

Todo en perspectiva Hei, los mineros chilenos asi como los rescatistas nos dieron una leccion de perseverancia.

Asi como ellos el que tu padre se vaya de la casa y los deje en incertidumbre es una prueba muy dura, a los veinte años uno no deberia estar pensando en que van a comer sus hermanos menores, te toco duro desde joven pero tu temple y esfuerzo han dado frutos, tenes que estar orgullosa de vos, se que lo estas.

Estoy trabajando justamente en un diseño y estoy medio trabado, a punto de ofuscarme y no se xq pero quise venir a visitarte y ya ves, con este post me pusiste en perspectiva, me siento mucho mejor - pusiste las piezas en us lugar.

Un abrazo Ojitos

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

JULIAN: gracias!!

KRIS: eso es tan cierto!!! Saludos a vos tambien

PABLITO: Esas tragedias nos marcan la vida y nos enseñan a ser fuertes. Tu tragedia te hizo tener fortaleza y ser un hombre que deja los egoismos de lado. Y no creas, tambien he querido escribir de los mineros, pero tengo tanto, que no sé ni por donde empezar jejejej. Un abrazo ex work-vecino.

CLAUDIA: muchas gracias por tu visita! Admiro mucho a tu pueblo!!!

SUMERGIDO: es cierto eso que dices de las secuelas. Todos los que hemos pasado por tragedia, aun tenemos que lidiar en mayor o menor grado con las secuelas que nos dejaron. Pero ahi es donde se prueba nuestra fuerza
Gracias por tus palabras!!

DELFINCITA: asi es, todas esas cosas nos enseñan a valorar la vida, a la familia, amigos y demás! Un abrazo

ANDREW: pues que bueno que este post te ayudara. Sabes que esta tambien es tu casa! Gracias por tus palabras. Un abrazote

Michael dijo...

Hola amiga. Me gustó mucho éste post. La misma situación pasó en mi familia y cómo cuesta. Es un reacomodo general, cambia las costumbres, la relación con los familiares, los lujillos que talvez ya uno no se puede dar, y por supuesto la revolución emocional que sufres cuando esa imagen de persona se cae al suelo... Pero, viéndolo positivamente, al igual que con los mineros, cada tragedia, grande o pequeña, es la que nos hace madurar tarde o temprano, y la que nos ayuda a salir adelante.

Talvez a la fuerza, pero sin duda puede ser un valioso aprendizaje, por lo que haciendo una analogía podemos decir que tanto nivel familiar como en el tema de los mineros, esperemos esta experiencia nos sirva para no dejar que cosas así que se repitan.

Saludos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Terox dijo...

Es cierto, todo es tan relativo... pero en esa misma relatividad, unos toman ciertas actitudes y otros otras... esa es la diferencia...