Melodías sorpresa.

Ayer, cansada de la larga jornada laboral, con dolor de cabeza y sintiendo la espalda partida en diez mil pedazos, regresaba a casa al anochecer. El bus avanzaba lento gracias a las presas de tránsito. Sumida en mis pensamientos, tratando de acomodarme lo mejor que podía en el duro asiento, decidí ponerme los audifonos para escuchar musica desde mi celular.

En eso, se sube un muchacho de unos 30 años. Al verlo, no pude evitar arrugar la cara porque ya suponía que iba a darnos su retahila de excusas por las cuales no podía trabajar, y por eso pedía que le ayudarámos con dinero.

- Discúlpen la molestia- eso fue todo lo que dijo, y sacó una guitarra y le arrancó unas dulces notas y se puso a cantar. Su hermosa voz hizo que me quitara los audifonos para poderlo escuchar mejor.

Empezó a cantar tímidamente y cuando vio que captó la atención de nosotros los pasajeros, cantó a todo pulmón una de mis canciones favoritas (Tu poeta de Alex Campos). Al terminarla, hizo una leve pausa y cantó una segunda canción.

Yo estaba extasiada. Ni me acordaba que tenía dolor de cabeza ni que estaba agotada

Estoy segura que a todos se nos olvidó que estábamos en medio de un embotellamiento, porque este muchacho, de vestir sencillo y mirada amable, nos sacó del hastío y nos robó suspiros y sonrisas! 

Como no retribuirle lo que él me dio!!!! Yo nunca le doy dinero a los que solo extienden la mano para pedir dinero (y vaya uno a saber cuanta droga o alcohol se compran con el dinero que la buena voluntad de la gente les da...), pero este chico, a diferencia del mvontón de adictos y oportunistas, este hombre sí se ganó el dinero honradamente y de una hermosa forma: dándonos una bella serenata en medio del estrés!

Como me comentó una amiga en Facebook: "Andaba respartiendo alegria... deberia haber mas gente asi!". 

No pude preguntarle como se llama, pero desde este blog, le doy las gracias por irrumpir y regalarnos esas melodías sorpresa

i Mágico Mundo

13 dejaron su huella:

Terox dijo...

Son momentos especiales... y demasiado escasos...

Y a veces esa belleza extraordinaria pasa desapercibida... aún con un Stradivarius.

Edward dijo...

Yo tengo por "política personal" no darle plata a estas personas que se suben a los buses a menos que su speech les salga natural. Odio cuando las palabras les salen automáticamente, memorizadas. No es que necesite que me convenzan, pero sí necesito sentir que hay algo de verdad (un mínimo) en las historias que nos cuentan estas personas. Creo que el caso que contás lo hubiera logrado, jeje.

Julián A. dijo...

Los pequeños detalles son los que les dan saborcito a la vida.....

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

TEROX: Wow, que triste es que en ese video, nadie se detiene a escuchar la belleza de ese violin... Solo una viejita al final se quedó escuchándolo... Muy triste...

EDWARD: Es mas, ya uno se aprende los diálogos tan repetidos que ellos dicen. Rara vez te sorprenden con una "tragedia" nueva. En sus argumentos se nota el fraude y su deseo de aprovecharse de la ingenuidad de los demás.... Pero este chico fue totalmente. El si merecía que le diéramos, por que se lo ganó honradamente. El único al que le he dado dinero, por que tambien tengo esa politica personal de no darle dinero a nadie.

JULIAN: Un pequeño detalle que me alegró la noche y me hizo sentir de maravilla. Ese detalle no se me olvidará!!!

delfin en libertad dijo...

Estos son los momentos mágicos, impredecibles que no asombran y llenan de instantes de felicidad, que hay que aprovechar intensamente. Que lindo!!!
Te deseo lo mejor en estos días. Un abrazo.

andrés dijo...

Me sucedio igual en un bus que se montaron dos chavalillos como de 16 años, uno tocando la guitarra y el otro cantando... y puña los maes buenisimos dando un concierto para ser disfrutado - un momento tuanis en medio de la rutina del dia...

Valen la pena esos momentos - quien quita que sea el mismo mop! o.O

Beso Ojitos

Cuetzpallin dijo...

Hasta en el transporte público la vida nos regala detalles bonitos.

Yo tampoco doy dinero a la gente que se sube a pedirlo, pero seguro que habría otorgado unas monedas a cambio de tan lindo momento.

Saludos.

KagosaVampire dijo...

que bueno, asi si da uno plata con gusto porque se la han ganado

H3dicho dijo...

Hasta para pedir se requiere talento..

Yo no le doy limosna a nadie, pero personas que fan algo a cambio, sin que haya obligación de darle , merecen una retribución.

Si te alegra el día , eso no tiene precio ;)

Wendy Quirós Garro dijo...

Tu poeta de Alex Campos!! La escuché tanto pero tanto que la quemé!! Si hasta me soñaba con q algún día la persona con la q me casaba consiguiera q la tocaran en la boda!! ja ja ja... Un gran abrazo vecina Moraviana.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

DELFINCITA: Amo esos momentos de asombro que nos dibujan sonrisas!! SOn tan mágicos

ANDREW: Absolutamente, de verdad que valen la pena. No, no creo que sean los mismos, por que el de mi bus podría tener unos 35 años mas o menos. Pero ojalá que empezaran a haber mas generaciones que nos brinden un hermoso espectáculo cantado en los buses ... en vez de solo extender la mano con el monton de cuentos de Caperucita Roja.

CUETZPALLIN: primero que nada, bienvenida a mi blog. Pasa cuando gustes. Estás en tu casa. Segundo, cierto, la vida nos da gratas sorpresas aun en medio de un transporte público que va en medio de una presa!!

KAGOSA: claro. Es una de las poquísimas veces que he dado plata. El se la ganó!

H3DICHO: cierto. Para pedir plata se requiere un talento y no un guion memorizado y teatralizado para inspirarnos lástima con sus mentiras. Yo lamenté no poder andar mas plata, por que él merecía mas que unas cuantas monedas. Ese momento no tenía precio!!!

WENDY: jajaja esa es la segunda canción que quiero que toquen en mi boda! Es demasiado bellaaaa!

Mario_ergosum dijo...

Los pequeños detalles, las cosas simples son capaces de cambiar el día y la rutina. El mundo necesita de más momentos así.
Saludos...

P. Vargas dijo...

Que hermosa sorpresa. De verdad que esos son los pequeños detalles que son capaces de sacarnos del ajetreo diario, y poner una sonrisa en nuestro corazón. Ojala que como dices hubiese más gente dispuesta a dar alegría sin esperar nada a cambio, estoy seguro que muchas cosas cambiarían.

Cuídate mucho amiga. Un enorme abrazo, felices fiestas!