De fanatismos ridículos y otros disparates

Hoy hablaba con un cliente sobre la descabellada ocurrencia de una señora sindicalista en cambiar el himno nacional de mi país, Costa Rica, por considerarlo machista. El me decía que es por mujeres feministas como esta, que el hombre ha dejado de ser caballeroso, por que con esos disparates que las mujeres somos iguales a los hombres, se les ha lavado la voluntad.

Lamentablemente este señor tiene toda la razon. Este feminismo estúpido e incoherente llega a ser tan vomitivo como en estas situaciones, donde una señora que no tiene nada que hacer (es sindicalista, osea, una vaga!!) se le ocurrió la genial idea de que el himno nacional excluye a las mujeres, por que no existe la figura femenina en él. Ay por Dios, que payasada!! Imaginense nosotros cantando:
“♫...conquistaron tus hijos y tus hijas labriegos y labriegas sencillos y sencillas ♫”

Y es que este feminismo irracional, en vez tratar de mejorar la vida de mujeres en países donde sufren verdaderas represalias, donde no tienen oportunidad de estudio, donde no tienen ni voz ni voto; se ponen a pelearse con media humanidad para que nos traten iguales a un hombre.

El asunto es que NO somos iguales a un hombre, y no me refiero precisamente a temas anatómicos.
Hombres y mujeres somos tan distintos que por eso somos un complemento unos de los otros.

La fuerza de una mujer no se compara con la de un hombre. A menos que yo sepa kickboxing y sea cinta negra, no podré derribar a un hombre tan fácilmente. Puede que tenga que aplicar un poco de astucia y sutileza para lograrlo, pero con la fuerza de mis musculos sería un poco imposible.

Las mujeres somos mas intuitivas que los hombres. No en vano dicen que tenemos un sexto sentido, que somos como brujas por que tenemos ese instinto que nos hace preveer el futuro.

El hombre puede separar su parte emocional de su cuerpo más fácilmente.  El cambio la mujer dificilmente separá el alma del cuerpo. Siempre tendrá la tendencia a unir estas dos partes. Por ello se presentan los problemas en una pareja, por que la mujer se queja de que el hombre es frio y sin sentimientos, mientras los hombres protestarán que las mujeres solemos ser demasiado enamoradizas y apegadas.

Para nosotras las mujeres el hablar sobre nuestros sentimientos es algo sencillo. Podemos hablar hoooras de horas con nuestras amigas de como nos sentimos, sobre nuestros miedos, sobre algo que nos molesta o que nos duele, etc, etc, sin cansarnos. En cambio para un hombre, como dice John Gray en "Los hombres son de Martes y las mujeres de Venus", el hombre se retira a "su cueva" cuando hay un problema. Esta cueva puede ser un lugar físico o una actividad en la cual el hombre pueda estar solo con sus pensamientos, ya sea para planear la solución al problema o para relajarse lo necesario para enfrentarlo. Lo último que busca el hombre es otra persona con quién hablar de su problema.

Las mujeres solemos ser complicadas. Si, lo admito. Pero ello obedece a nuestro ciclo hormonal de cada 28 dias. Podemos ir desde colores grises y negros, a colores vibrantes en un solo dia. Incluso sé de amigas, que logran todos los estados de ánimo en una sola hora!!!  En cambio, cuando el hombre amaneció de mal genio, probablemente anochezca así, y si amanece de buen humor, su sonrisa no se quitará durante el dia.

Las mujeres nos cansamos mas jajajaja. No es fácil levantarse de madrugada, alistarse para ir a trabajar, alistar a los niños, levantar a su pareja, hacer el desayuno, llevar a sus hijos a la escuela, llegar a tiempo a su jornada laboral, atender a jefes y clientes, ir al supermercado, llegar a la casa, hacer las labores de hogar y la tarea con los niños.... y todo eso en zapatos de tacón alto!!!! Ir de pie en un bus con zapatos así, es una gran proeza. Por eso aceptamos agradecidas, cuando un caballero nos cede su asiento!!!

Y es que las mujeres podemos hacer mil cosas al mismo tiempo, mientras que, como dice un amigo mio: "los hombres no podemos pensar y mascar chicle al mismo tiempo. El disco duro se nos enclocha".

El hombre no sufre de tanta presión social como el que tiene que soportar una mujer. Las típicas preguntas de  "que espera para casarse?", "Cuando va a tener hijos?", "te vas a quedar solterona, el tren te va a dejar", son frases que todas las féminas hemos tenido que soportar cuando ya pasamos de los 25 años.

Así que es una vil mentira del feminismo que hombres y mujeres somos iguales. Yo creo en la igualdad de oportunidades, pero no en los extremismos de esa disparatada ideología que predica un odio solapado hacia los hombres. Las veces que he podido hablar con una feminista, en su voz se puede escuchar cierto rencor hacia los hombres, y no soportan que en una frase, no se mencione la figura femenina, por que se sienten menospreciadas, marginadas, subyugadas... Mmmm pensandolo bien, creo que estas feministas deben tener problemas de baja autoestima, por que ninguna mujer que tenga una autoestima sana, va a andar peleandose con el mundo entero solo por que no se mencionan los pronombres femeninos en una oracion.

Que aburrido es andar hablando de "las y los", "nosotros  y nosotras", "las y los costarricenses". No no no, me niego rotundamente. Fuera feminismo irrazonable, absurdo, descabellado, disparatado, ilógico, extremo y estúpido!!!

5 dejaron su huella:

Terox dijo...

Muy cierto...

Y es más, yo creo que las palabras son el reflejo de los pensamientos, pero no al revés...

Por ejemplo, vea que ante la frase: "Le robaron la novia" se puede hacer una tesis de la "cosificación" de las mujeres, etc etc

Pero si se considera: "Le robaron el novio" el sentido cambia, ¿quién argumentaría sobre la cosificación del hombre en esa frase?

Y sin embargo, en términos de palabras, son frases iguales... ¿qué determina su sentido? Fijo no son las palabras...

delfin en libertad dijo...

Bien Heidy, me gusta la libertad y sinceridad de tu pluma. He disfrutado leerte. Un abrazo grande!

andrés dijo...

ASi es hei y solo respetando estas diferencias es que podemos llevarnos bien, partiendo del respeto hacia los demas - entre los hombres somos muy diferentes, asi como las mujeres entre ellas - esa diversidad se amplia cuando cruzas sexos...

Es un asunto de paciencia y respeto no de andar diciendo que los y las, ellos y ellas... por Dios. Solo el himno duraria como quince minutos jeje

Un beso Jitos

Julio Córdoba dijo...

Creo que la señora logró darse a conocer como abogada con una incursión troll a la Sala Constitucional.

Aunque los que nunca vamos a ser sus clientes nos hemos reído y la hemos criticado, estoy seguro que en su comunidad ya le deben decir "la licenciada".

P. Vargas dijo...

Que buen post amiga! Hoy recordé de golpe ese capitulo del libro de John Gray el cual me parece uno de los materiales más acertados sobre el tema. Somos diferentes, y no entiendo la estúpida idea de querer igualarlos, somos diferentes y puntos. Tenemos los mismos derechos, pero no se puede ir a los extremos.

Amo a mi novia, a pesar de que tenemos gustos similares, incluso estudiamos la misma carrera, por las cosas que la hacen completamente diferente de mi, su perspectiva de las cosas, y ella me ama por la visión extraña que también tengo de lo que estamos observando, porque aunque ante nuestros ojos sea lo mismo, los dos lo miramos diferente, y eso es lo que hace la vida interesante.

Concuerdo contigo en señalar, que han sido esas mujeres las que han matado la caballerosidad, y también son esas personas (hombres y mujeres) los que están matando el verdadero sentido de la masculinidad y la esencia de ser mujer.

Buen post, me encanta leerte tan sincera, critica, libre, y apasionada! Y disculpa la ausencia, estuvimos full de brete en estos días, pero acá estamos de vuelta, un enorme abrazo ex-work-vecina, nos seguimos leyendo :D