Toda una vida esperando

Ella era joven y se llegó a enamorar perdidamente de él. No imaginaba el mundo sin su amor. Soñaba con una vida juntos y se aferró con uñas y dientes a ese sueño.

El mundo se le desmoronó cuando él le dió la espalda al recibir la noticia que ella estaba embarazada.  No podía creer que el amor de su vida la hubiera abandonado. El hijo que llevaba en sus entrañas, fruto de esos momentos de pasión que ambos disfrutaron, no fue una suficiente razón para retenerlo a su lado. 

Ella lloró amargamente su desventura. No soportó tanto dolor. No podía aceptarlo. Se negaba a aceptar la realidad del adiós. No podía entender por qué ya él no la quería, si se habían jurado amor eterno.

Pasaron los meses, y por fin tuvo a su retoño en sus brazos con la esperanza que su amado, al ver al hijo de ambos, volvería a su lado... pero esto no sucedió. 

Ella lloraba todos los días, y sus familiares achacaron sus lágrimas a la depresión post parto, pero los meses pasaban y ella no sonreía por nada. 
Su familia no sabía que hacer. Sus amigas le decían que olvidara, pero ella se empeñaba en guardar la esperanza que algún día el volvería a sus brazos. 

Pasaron los años, y ella se negó a amar a alguien más. Simplemente cerró su corazón y no dejó que nadie entrara en él, por que decía que su corazón le pertenecía al padre de su hijo, a pesar que ya él había hecho su vida muy lejos de ella.

Vive una vida solitaria, llena de sinsabores. Raramente sonríe y siempre está llena de reproches y amarguras. Sus quejidos son constantes y pesimistas.

Han pasado 30 años y ella aún lo espera. Se sentó en la mecedora de la  tristeza con la esperanza de volver a ser nuevamente suya y ser feliz a su lado.

Que triste es ver como alguien deja de vivir por esperar a quien nunca regresará...

8 dejaron su huella:

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Lamentablemente esta historia no es ficción...

delfin en libertad dijo...

Es muy triste el desamor, muy triste,
a veces se vive con la esperanza del encuentro, ese que nunca se da, entonces el tiempo y la fortaleza deber ser el aliado que ayude a seguir este sendero de la vida. Hay muchas como ella. Te quedó muy lindo. Un abrazo!

La Vida en Rojo dijo...

Que fuerte esa historia!!! Conozco casos similares pero es de mujeres que tras un divorcio, casi siempre por infidelidad del mae, dejan que la vida siga su curso esperando que el susodicho regrese.
Lo peor es que uno trata de ayudar y se frustra al ver que la cosa no mejora. ¿Moraleja? Estar siempre pendientes de uno y comprender q debés vivir tu vida siempre, no importa si estás sola o acompañada!
Un abrazo!

KagosaVampire dijo...

Esperar a nadie, que nadie espera por uno.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

DELFINCITA: El problema está cuando no quieren aceptar que nunca se va a dar y siguen esperanzados. Muchas gracias

RED: Así es. Hay vida más allá de una relación, y hay gente que no entiende eso y piensan que la vida solo existe estando en pareja. Un abrazo a vos tambien

KAGOSA: El tiempo es muy corto para vivir esperando algo que nunca te esperará

andrés dijo...

Que intenso - se sento a esperar a quien tal vez nunca estuvo, la evidencia fue clara y aunq no somos nadie para juzgar me asusta esa desicion.

La vida es demasiado corta para esperar a alguien.

Un abrazo

ELES dijo...

Yo diría que se repite tantas veces!! Dedicarse a morir lleno de vida, solo por una circunstancia que parecía no era bueno.
Lindo Heidy

Desde el Muro de los Lamentos dijo...

Triste historia mas que todo por ser real .