Enfrentando una jungla de mal amanzados

Salía de mi oficina rumbo a mi casa. Para tomar el bus hacia San José, debía atravesar una calle principal, la cual se caracteriza por ser vía principal y de tránsito pesado y que a las 5 pm las presas son interminables y peor si está lloviendo, como ese día.

Llegué al paso peatonal y esperé a que el semáforo me diera la señal para atravesar la calle. Como es de esperarse acá en Costa Rica, cuando es la hora pico, la gente está desesperada por llegar ya a su casa, y dejan de respetar las señales de tránsito y tuve que rodear un bus que quedó atravesado en la zona peatonal. Al llegar al otro lado de la calle, vi a un muchacho no vidente que intentaba cruzar, pero el bus obstaculizaba su paso, a pesar que el sonido del semáforo le indicaba que podía pasar.

Avancé 4 pasos, y no pude evitar devolverme y preguntarle si necesitaba ayuda para pasar. Me respondió afirmativamente y me quedé con él esperando a que de nuevo el semáforo nos diera la señal de paso.

Cuando ya era hora de pasar, nuevamente un bus se atravesó en el paso peatonal, y yo tuve que guiar al muchacho rodeando el bus. Cuando íbamos pasando el último tramo de la calle, venía un carro a toda velocidad sin importarle que el semáforo estaba en rojo y que nosotros íbamos pasando. Como vi que el conductor no tenía la menor intención de detenerse, agité mi sombrilla abierta y grité : "Eyyy, Eyyy!!!", a lo que el tipo, se detuvo haciéndome una seña obscena con el dedo medio de su mano.

Un señor que vió lo que estaba sucediendo, apresuró su paso y se puso entre el carro y nosotros, y nos díjo: "pasen ustedes, yo me quedo en medio hasta que ustedes terminen de pasar". Así logramos llegar hasta la acera. Me despedí del chico no vidente, y volví a atravesar la calle para tomar mi bus.

Lástima que no pude sacar mi celular y tomarle un video al energúmeno ese, para publicarlo acá...

De camino, me quedé pensando en lo difícil que es para alguien ciego caminar por las calles. La gente no respeta las señales de tránsito ni respeta un bastón blanco. No puedo imaginar los miles de peligros a los que se enfrentan. Los no videntes verdaderamente son muy valientes para enfrentarse a una jungla de mal amanzados donde el ogro más fuerte es el que gana....

6 dejaron su huella:

Terox dijo...

Ah, pero no te olvidés del señor que se interpuso entre el carro y Uds... así como hay mucho animal, hay otra gente que se apunta a la solidaridad y se indigna cuando ve estas cosas...

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Tenés razón. Se me olvidaba exaltar el acto heroico de este buen samaritano que nos ayudó. Aún en medio de una jungla llena de orangutanes, hay almas buenas, angeles que ayudan a los demás, aún exponiendo sus propias vidas!

Dennis dijo...

Lo bueno Hei es que existe gente como ud ;)

andrés dijo...

Es un asunto de todos los días, algunas personas salen a la calle y creen que su agenda esta por encima de todo y todos. Por dicha siguen siendo una minoría, muy nociva pero minoría.

Lamentablemente esta gente tan apatica y egoista esta perdida, no hay palabra o ejemplo que los haga reaccionar. Lo importante es no volverse como ellos y entre nosotros mismos aplicar el respeto y cortesía... a pesar que yo le hubiera clavado el paraguas en el parabrisas!!!

KagosaVampire dijo...

si es dificil para uno, no me imagino para ellos... o para ancianos que caminan más despacio... la gente maneja aqui con demasiado estrés... que dicha que le ayudaste

P. Vargas dijo...

Yo quizás por eso he dejado San José y he regresado a Atenas, después de 7 años de estar viendo en lo más profundo de la jungla de concreto.

Simplemente el ambiente se ha vuelto insoportable, todo el mundo anda con cara de "quiero matarme" y si te toca andar en bus, es una historia de todos los días.

A pesar de ello, ese señor que te ayudo sigue siendo una esperanza para la gran ciudad...

Un enorme abrazo, me alegra poder leerte de nuevo ;D